Cómo colocar la piedra en fachadas


Colocacion de piedra en fachadas

La colocación de piedras naturales es un método muy usado para el revestimiento de fachadas. Y es que hablamos de una opción que ofrece múltiples ventajas, ya que soporta estupendamente las inclemencias del tiempo y da un toque elegante a cualquier construcción.

Los tipos de piedras naturales existentes son numerosos y puedes encontrarlas de corte natural o de corte liso, aunque las más usadas en la actualidad son las cuarcitas por sus múltiples características. Nuestra piedra maragata está compuesta en un 70 % de cuarzo y está presente en todo tipo de edificaciones. La distribuimos preparada para la obra, cortada con un grosor de 10 centímetros para hacerte aún más sencilla su colocación.

Si estás pensando en adecentar tu fachada, creemos que debes saber que, lejos de lo que pueda parecer, la colocación de piedra para fachadas es un proceso sencillo y rápido. Para que los resultados de tu trabajo sean totalmente satisfactorios, tendrás que seguir una serie de pasos que te detallamos a continuación:

Colocar piedras naturales en la fachada

- Una vez que tengas claro el tipo de piedra que vas a utilizar y las paredes que quieres revestir, en primer lugar, debes comprobar que la superficie está libre de restos de pintura u otros materiales, limpia y seca para garantizar así una buena adhesión. Una vez comprobado esto, tendrás que aplicar una resina o imprimación con una brocha para mejorar el agarre del adhesivo y esperar a que se seque.

- Después, debes preparar el cemento cola con el cual fijarás la piedra natural. Mientras la masa reposa, realiza una zanja junto a la pared, siempre que sea posible, para que las piezas queden por debajo del nivel de la tierra. ¡El resultado será espectacular!

- Te aconsejamos colocar un rastrel en la parte inferior del muro. Fíjalo nivelado con unos clavos, te servirá de apoyo y marcará el nivel de las piezas que vas a colocar.

- Ha llegado el momento crucial, ya puedes comenzar a colocar las piedras naturales desde una esquina de la pared. Antes, y para asegurarte un correcto apoyo de la pieza, corta uno de sus extremos en ángulo recto.

- Extiende bien el cemento cola con una llana dentada. Evita que el producto se seque trabajando por zonas.

- Ahora sí, coloca la primera placa de la hilera dándole unos golpecitos con una maza de goma para que se asiente. A continuación, colocarás la segunda placa casándola bien con la primera y así consecutivamente hasta finalizar la primera hilera.

- Coloca la segunda hilera, encajando fácilmente las piezas entre sí, al igual que hiciste con la primera. Para que la estructura sea más resistente y las juntas no se vean, debes evitar que coincidan las uniones de una fila y otra. Esto se consigue cortando la primera pieza por la mitad.

- Repitiendo este mismo proceso tantas veces como hileras tenga la pared, continuarás colocando placas de piedra con cemento cola hasta cubrir una parte del muro. Después, empezaremos con la otra pared, si la hubiese.

- Es importante que tengas en cuenta que las piezas que vayan en el ángulo de unión entre dos paredes habrá que adaptarlas. Debes tomar las medidas con exactitud y cortarlas de manera que encajen perfectamente después. Aprovecha para marcar otras piezas para cubrir el hueco entre la pared y los remates cubremuros siempre que sea necesario.

- Ya puedes retirar el rastrel. Retira los clavos con cuidado y rellena el hueco que ha quedado con piezas cortadas a medida. ¡Y listo! ¡Ya tienes tu fachada revestida de piedra natural!

Como ves, la colocación de piedra natural es un proceso realmente sencillo que tú mismo podrás llevar a cabo fácilmente. ¿Te animas?


Sin comentarios