Di sí al revestimiento con piedra natural

Sin comentarios octubre 4, 2017

La piedra ha sido uno de los elementos más presentes en la construcción desde el principio de los tiempos. Se trataba de algo fácil de conseguir, sencillo de utilizar y que ofrecía buenos resultados. Por ese motivo se han conseguido tan buenos niveles de sofisticación en lo que al uso de piedra natural se refiere. Muchas veces se utiliza como un revestimiento de diferentes superficies, y muchos expertos coinciden en posicionar esta técnica como una de las más efectivas. Y queremos aprovechar aquí para explicarte todas sus ventajas.

Para empezar, tiene una enorme resistencia, por lo que es un elemento que va a cumplir su función perfectamente. No hay que olvidar que con los revestimientos se busca no solo embellecer, sino también, proteger una determinada estructura, y este material cumpliría las dos opciones sin demasiada complicación.

Puedes encontrar una gran variedad, ya que existen miles de estilos diferentes de rocas. Esta opción tan abierta te permite también conjugar distintos tonos, jugar con el precio de lo que estás buscando, invertir o buscar unas cualidades o características por encima de otras y demás.

La dureza suele ser otro punto de interés. Algunas son más porosas y otras mucho menos, por lo que puedes encontrar modelos más cerrados, opacos y duros y otros mucho más ligeros, elásticos y esponjosos. Dependerá, en este caso, del enfoque que quieras darle, ya que la cualidad de la dureza no tiene por qué interesarnos directamente, o por lo menos no más que la resistencia.

Ahora bien, la tecnología ha avanzado, y hay ocasiones en las que los revestimientos no se hacen tan solo con piedra natural, ya que en muchos casos se utiliza la artificial. Por eso, queremos aprovechar aquí para matizar también las ventajas que tiene la piedra natural por encima de la artificial.

Di-si-al-revestimiento-con-piedra-natural

Ventajas de la piedra natural

Para empezar, supone un menor impacto al medio ambiente. Por un lado, es un material que se puede encontrar directamente en la naturaleza, es decir: no hay que buscarlo dentro de ella o combinar distintas opciones para lograr tenerlo como resultado. Esto quiere decir que resulta más ecológica, ya que no hace falta invertir en un proceso de producción.

Precisamente por el motivo anterior, resulta también más económico, ya que lo que estás pagando sería sencillamente el material y la modificación de su forma, por tanto, mejoraría notablemente su peso.

Suele tener mucha más resistencia y ser menos porosa que la artificial. La dureza de unión entre sus partículas es mucho mayor, y por tanto, es un aislante acústico excelente, ya que impide que las ondas del sonido puedan pasar o también salir del interior de tu vivienda.

No es inflamable, por lo que no solo protegerá tu hogar de los ruidos externos, sino que, también de posibles peligros como el de los incendios.

Se dice que es un material “eterno”, ya que tiene una alta capacidad de comprensión. Esto quiere decir que es verdaderamente complicado que por causas naturales aparezcan grietas internas que puedan alterar su estructura y terminar quebrando la piedra.

Un revestimiento de piedra natural presenta uno de los índices más elevados de resistencia a la abrasión, un fenómeno que se traduce en una especial capacidad para soportar perfectamente las inclemencias climáticas sin que estas puedan hacer que se presente la menor señal de desgaste.

En conclusión, este tipo de soluciones pueden ser excelentes para tu hogar por los diversos motivos que has podido ir comprobando a lo largo del texto. No hemos mencionado apenas su interés decorativo, pero es evidente que lo tiene, ya que es el material más utilizado en las construcciones de todos los tiempos.


Sin comentarios