Usos de la piedra en interior

Sin comentarios mayo 17, 2017

Uno de los aspectos más importantes a la hora de construir y decorar nuestra casa es la durabilidad, así como la elegancia. Para conseguir ambos se pueden usar diferentes tipos de materiales, aunque uno de los más versátiles, y clásicos, es la piedra. Este material, tan presente en nuestro entorno, en la naturaleza, en ambientes rurales, genera siempre una sensación de paz y tranquilidad. Otorga calidez y tiene la capacidad de convertir cualquier estancia en un verdadero hogar. El uso de la piedra para interior es un recurso que se ha venido usando en la construcción y la decoración desde hace tiempo y, además, no pasa de moda sino que se va actualizando y adaptando a los nuevos tiempos.

Actualmente existen diferentes tipos, formatos y acabados de piedra que otorgan una gran versatilidad y que pueden adaptarse a todo tipo de gustos. Desde el granito hasta la arenisca, desde las baldosas a los adoquines o desde acabados como el abujardado hasta otros como el serrado, las posibilidades son inmensas y todas ellas aportan elegancia, solidez y hasta poder.

Usos de la piedra en interior

La versatilidad de la piedra

Cuando pensamos en la piedra para interior solemos visualizarla en suelos o en paredes. Pero también es muy habitual para construir chimeneas, para las encimeras de cocina, para conformar pilares decorativos o incluso para bañeras. Su gran variedad de tipos, de colores, de texturas, de formas y de tratamientos la convierten en uno de los materiales más versátiles del mercado. Y también en uno de los preferidos para constructores, decoradores y también para muchos clientes que saben valorar sus bondades como puede ser tu caso.

De este modo, entre los tipos de piedra más comunes que se usan en los interiores podríamos destacar los siguientes:

- Granito: Tradicionalmente se ha venido usando en las encimeras de cocina. ¿Quién no ha tenido o ha visto en casa de algún familiar o amigo una encimera oscura con puntitos de granito? Esta sería la más tradicional, pero hay muchos otros estilos en tonos diferentes como los blancos, azulados o grisáceos. Debido a sus colores, normalmente, intensos y a su aspecto veteado también resulta muy interesante para revestimientos de paredes, para baldosas o para usarlo con un objetivo decorativo.

- La pizarra. Es una de las piedras más baratas y versátiles. Se usa mucho en suelos, pues, a pesar de ser fina, no se agrieta, es impermeable y muy resistente. Además, se puede encontrar en diferentes acabados desde el más rústico al más fino, y también en colores que pueden ir desde el negro al verde o gris.

- Caliza. Su aspecto elegante y distinguido la convierte en ideal para baños. Además, en muchos casos incorpora conchas fosilizadas u otros restos marinos. Normalmente, se encuentra en tonos claros que van muy bien también para los baños.

- Mármol para interiores. Sin duda, una de las piedras estrella en interiores es el mármol. Históricamente ha estado vinculado al lujo y a la ostentación. Ya la usaban, por ejemplo, los egipcios para rematar sus grandes obras o para sus estatuas más distinguidas. No obstante, se ha incorporado ya en todo tipo de hogares en elementos como las encimeras de cocina, pero también en baños, o incluso en suelos o revestimientos de paredes.

La piedra se puede combinar con todo tipo de elementos, aunque uno de los que más bien le va es la madera. Ambos, juntos dan un carácter rústico y elegante que recuerda a las cabañas de madera alpinas o a las casas de pueblo tradicionales, pero que también quedan muy bien en pisos urbanos, sobre todo los de techos altos con paredes de piedra y vigas de madera. Otra solución muy interesante de la piedra para interior es construir un muro alrededor de la chimenea y usarla también en los pilares de la estancia.


Sin comentarios