Piedra para construcción

piedra para construcción

La piedra es un material de construcción utilizado desde hace millares de años. Por sus características y cualidades, hoy día aún se sigue edificando utilizando distintos tipos de piedras.

Una piedra puede tener origen mineral o bien ser una roca. Los minerales son sustancias homogéneas mientras que las rocas están formadas por acumulación de varios materiales.

Existen múltiples tipos de piedra para construcción pero, en general, todas se caracterizan por prolongar la vida útil de cualquier construcción residencial.

La piedra para construcción

Además de proporcionar un acabado rústico, la utilización de piedra para construcción proporciona una serie de características que hacen de esta un excelente material.

Requieren poco mantenimiento y tienen una vida útil mucho mayor a la de otros elementos como la madera o el adobe.

La piedra es un muy buen aislante contra el calor y es capaz de disminuir las oscilaciones de temperatura en el interior de la vivienda.

En muchos casos es conveniente utilizar piedras que se encuentran en el mismo lugar donde se va a edificar la casa, ya que una de sus desventajas es el transporte. La piedra para construcción es un elemento pesado y, por lo tanto, difícil de transportar.

Si el lugar de la edificación no dispone de piedras que se puedan utilizar, una buena alternativa es ponerse en contacto con profesionales del sector. Piedras Maragatas, ubicada en León, se dedica al comercio de todo tipo de piedras de construcción y de ornamento.

 

Piedra para construcción

Tipos de piedra para construcción

Rocas ígneas

De entre los tipos de rocas, podemos destacar las rocas ígneas, formadas en el interior de la tierra a través del enfriamiento de magma.

La diorita y el granito son dos ejemplos de rocas ígneas. Son visualmente muy parecidas y se pueden utilizar tanto para elementos de interior (la encimera de la cocina, por ejemplo), como para construcciones de exterior: adoquines, chimeneas, fachadas, etc.

El basalto es otro ejemplo de roca ígnea que se suele utilizar para el afirmado de las vías de tren por su durabilidad y resistencia.

Las rocas sedimentarias

Este tipo de roca está compuesto por sedimentos de otras rocas, mediante la erosión y la sedimentación. De entre las rocas sedimentarias, una de las más utilizadas en la construcción es la caliza. Su baja abrasividad la hace fácil de cortar y, por lo tanto, adecuada para la fabricación de mobiliario y acabados de construcción.

Las rocas metamórficas

Este tipo de roca se forma cuando una roca de tipo sedimentaria o ígnea es sometida a fuertes cambios de presión y temperatura. Con estos cambios, las rocas se transforman y se crean nuevos tipos de rocas.

De entre las rocas metamórficas, las más utilizadas como piedra para construcción son la pizarra, el mármol y la cuarcita. La pizarra, con su estructura hojosa y plana, es una roca perfecta para mampostería y recubrimientos. El mármol es una piedra fácil de pulir y una de sus principales características es su brillo. Se utiliza para esculturas, acabados, ornamentos, fachadas, etc.

La cuarcita, por último, es una roca dura y poco porosa, especialmente útil para soldaduras, recubrimientos y mampostería.

Apuesta por una de estas piedras y contacta con Piedras Maragatas.